lunes, 14 de abril de 2014

Las ventajas de ser un marginado (Stephen Chbosky)

"Vivir al margen ofrece una perspectiva única. Pero siempre llega el momento de entrar en escena y ver el mundo desde dentro. 

Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo a muerto. Conocer a Sam y Patrick provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia"


Las ventajas de ser un marginado (o las ventajas de ser invisible) es un libro del que casi todos hemos oído hablar en algún momento de este último año, no sólo porque ha sido un auténtico éxito sino también porque su excelente adaptación cinematográfica a ampliado su público abarcando a aquellas personas que se inclinan más por las imágenes que por las letras, de modo que hemos tenido a Charlie, Sam y Patrick hasta en la sopa últimamente.

Mi primer contacto con este libro vino de la mano de múltiples blogs que lo reseñaban y hablaban de él sin cesar y poco después vi el trailer y en él a dos actores que me encantan así que era inevitable que tarde o temprano yo también cayese en la fiebre "Las ventajas de..." y sin embargo me hice de rogar. Sentía cierto temor ante este libro porque había escuchado que la trama era triste y el final también, cosa que odio profundamente (finales tristes nunca, por favor) pero esa persona debió confundirse de libro porque para nada es así. A ver, es cierto que las tramas que se tocan son delicadas (maltrato, abuso infantil, drogas, homosexualidad...) pero aún así, no están escritas de forma que te pases con un paquete de pañuelos en la mano de principio a fin, todo lo contrario, Charlie (el protagonista y narrador) y Stephen Chbosky  nos hablan de todas estas situaciones con frescura y sencillez (sin profundizar demasiado pero tampoco siendo extremadamente superficial) y consiguen que formes parte de todas ellas haciendo que, más que sufrir con ellas, pienses con ellas.


Me han encantado las reflexiones de Charlie sobre su vida y la de aquellos que le rodean, su forma de ver el mundo, sus intentos por entenderlo y su frustración al ver que no todo es tan sencillo como nos gustaría.La lectura es muy amena y aún a pesar de las reflexiones que nuestro protagonista hace no es nada difícil seguirle. Al principio lo que sí eché en falta es más profundidad en la narración, es decir, más descripciones, más sentimientos, diálogos más completos, etc... pero a medida que iba leyendo me di cuenta de que en este tipo de libro, que está narrado en su totalidad por cartas que Charlie le escribe a alguien que nunca llegamos a conocer, es muy difícil pedir más complejidad porque entonces no sería creíble que una persona escribiese cartas kilométricas narrando cada detalle de cada cosa que le ha sucedido en un día.


Los personajes me gustaron casi en su totalidad, no creo que pueda nombrar a alguno que me cayese mal (a excepción de ELLA, ya sabréis a quien me refiero al final) o que no me acabase de encajar, algunos son mucho mejores que otros pero en conjunto están bastante bien. Mis favoritos fueron sin duda Patrick y Bill, el profesor de literatura avanzada de Charlie. Patrick, que es el mejor amigo del protagonista, por intentar ver sólo lo bueno en lo que le sucede, incluso cuando todo se le derrumbó, y el profesor porque fue capaz de ver más allá de lo que Charlie mostraba a simple vista y, sobre todo, entenderlo.



"Bill: Aceptamos el amor que creemos merecer..."

"Entonces, Patrick me señaló y le dijo algo a Bob:
—Es especial, ¿eh?"




Del epílogo sólo diré que me ha parecido inmejorable, la forma perfecta de cerrar una historia como esta.

En resumen, "Las ventajas de..." me ha gustado mucho. No es la clase de libros que te quitan el aliento pero sí que te deja callado y pensando una vez lo has terminado y eso es lo mejor que te puede provocar un libro. Sin duda se lo recomendaría a cualquiera que quiera leer algo ya sea ligero o para reflexionar (sí, parece casi imposible que cubra dos necesidades aparentemente opuestas pero curiosamente lo consigue xd)



Con respecto a la película no diré mucho, sólo que me llevé una muy buena impresión con ella, es una adaptación muy muy buena y con unos actores que bordan el papel, merece la pena verla porque tanto el libro como ella se complementan y cubren a lo que al otro le falta. Normalmente no soporto las adaptaciones de los libros, suelen parecerme poco fieles y casi siempre me decepcionan pero en este caso fue todo lo contrario (luego descubrí que fue el propio escritor quien hizo el guión de la película y lo entendí) así que recomiendo verla. La película está protagonizada por Logan Lerman (conocido por su papel en Percy Jackson), Emma Watson (Hermione Granger) y Ezra Miller.






"En ese momento te das cuenta de que no eres una historia triste. Te pones de pie, ves las luces sobre los edificios y todo lo que hace que te asombre. Escuchas la canción de aquella noche en el coche con las personas a las que más quieres en el mundo y, en ese instante, sientes que somos infinitos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...