viernes, 9 de mayo de 2014

De profundis (Oscar Wilde)

"Enero-marzo de 1897

Querido Bosie:
Después de una larga e infructuosa espera me he decidido a escribirte, y ello tanto por ti como por mí, pues me repugna saber que he permanecido en prisión durante dos largos años sin haber recibido de ti ni una sola carta, una noticia cualquiera: ninguna cosa he sabido de ti, excepto aquello que había de producirme dolor..."



Oscar Wilde es el famoso y muy conocido escritor de "El retrato de Dorian Gray", pero su fama también se debe al terrible escándalo en el que se vio envuelto y que acabó con él en la cárcel en 1895.  El escritor fue acusado por el marqués de Queensberry de homosexualidad y de ser el amante de su hijo, Lord Alfred Douglas y estas acusaciones desembocaron en un juicio que mandaron a Oscar Wilde a su encierro durante dos años. Su nombre se convirtió en deshonra y en el proceso lo perdió todo: su familia, sus amigos, su dinero y su reputación. 

En esos dos años escribió una extensa carta al que fue su amante explicándole los motivos por los cuales él había sido su perdición. En esa carta explica cómo se conocieron y como su relación fue desenvolviéndose y acercándose. Relata su admiración hacia ese joven del que se había prendado y de cómo nunca fue capaz de negarle nada que él le pidiese. Cuenta como ese amor se convirtió en una carga y cómo, con el tiempo, el carácter agresivo de Alfred Douglas salió a la luz, manifestándose mediante cartas y gestos que le rompían el corazón. 



"Finalizabas tu carta con esta frase: <<Cuando no estás sobre tu pedestal, dejas de ser interesante. La próxima vez que estés enfermo me iré inmediatamente de tu lado>>"

"De profundis" es una carta desgarradora y llena de sentimientos donde Oscar Wilde lo cuenta todo y es, sobre todo, una carta muy difícil de leer. Todos aquellos que hayan leído algunas de sus obras sabrán que este escritor se caracteriza por ser profundamente filosófico, con tendencia a explicar muy detalladamente todos y cada uno de sus pensamientos y reflexiones. Leer a Oscar Wilde es leer pura belleza pero al mismo tiempo su estilo requiere una lectura lenta y paciente porque él no es la clase de escritor que puedes leer en un par de días (creedme, yo lo hice y fue una locura). 


Si hay algo que de verdad me ha impresionado (dejando aparte la prosa, sus recuerdos...) es lo increíblemente similar que fue su experiencia con Alfred Douglas a la que él mismo relató en "El retrato de Dorian Gray". Podríamos suponder que este último libro estuvo basado en su experiencia pero no, "El retrato de.." fue escrito un año antes de que su autor conociese a Alfred Douglas. Es como si Oscar Wilde hubiese predicho su propio futuro mientras escribía la novela por la que actualmente es más conocido. Asume en su vida el papel de Basil, el pintor que se enamoró trágicamente de Dorian Gray, y este último es representado en el mundo real por Alfred Douglas y ambos acaban igual de mal en sus vidas que estos personajes. Oscar Wilde lo perdió todo con ese escándalo pero la publicación de la carta que escribió, y que yo estoy reseñando, se aseguró de destruir también a Lord Alfred Douglas. He de aclarar que la carta fue publicada por Robert Baldwin Ross, uno de los pocos amigos de verdad que le quedaron después del escándalo y quien siempre se mostró en contra de esa relación. 


Leer "De Profundis" fue al mismo tiempo un placer y un sufrimiento. Placer por los motivos que ya he contado. Sufrimiento por como se me rompió el corazón con su relato, con sus recuerdos, con la triste época en la que le toco vivir y en la que "el amor que no se atreve a decir su nombre"* era uno de los peores pecados que se podían cometer. Y aún más sufrimiento porque el rencor que Oscar Wilde siente se va atenuando hasta desaparecer por completo y se despide en su carta manifestando su deseo de volver a ver a su amante una vez saliera de la cárcel. Aún a pesar de todo lo que le había hecho pasar, el amor que sentía o creía sentir no desapareció y eso le hundió aún más cuando por fin fue libre. Por más que lo intento no consigo comprender por qué Oscar Wilde se dejó destruir, por qué no alejó a ese chico que tanto daño le hacía, pero supongo que como dice Simone de Beauvoir: "Nunca entendemos los amores de los otros" y lo que yo veo como desgracia, Wilde lo vio como una pasión, espero que por lo menos fuese una gran pasión. 



"Trataste que yo te enseñara el placer de vivir y el placer del arte. Tal vez se me haya escogido para que te enseñe algo mucho más bello: el significado del dolor y la belleza.
Tu amigo que te quiere

Oscar Wilde"





*" El amor que no se atreve a decir su nombre": Extracto de un poema escrito por Lord Alfred Douglas, titulado "Dos amores" y que sirvió como prueba contra Wilde en su juicio. 


1 comentario:

  1. Buffff.....es un libro que es, fue y seguirá siendo complicado de leer. Te recomiendo una caja de paracetamol y muchas ganas.

    ResponderEliminar

¿Y tú, qué opinas?...