miércoles, 6 de agosto de 2014

Los puentes de Madison County (Robert James Waller)

"Muy cerca de los puentes de Madison County están esparcidas las cenizas de dos seres que se trataron durante cuatro días y se amaron hasta la muerte: Francesca Johnson y Robert Kincaid. El destino los unió cuando ambos habían rebasado los cuarenta. Ella era una mujer casada y con dos hijos, cuya plácida existencia se vio turbada por anhelos carentes de sentido en una sociedad cerrada a la pasión. Él- un fotógrafo de vida nómada, tan libre y generoso como para respetar sin más las decisiones ajenas- fue un hombre capaz de transformar en ternura todo su poder. Así nació este amor, corto como una tarde de otoño, pero tan profundo como las raíces de un árbol que hubieran cavado hondo en la tierra, y así nos lo cuenta Robert James Waller, a la vez que nos devuelve el gusto de saber que la pasión no tiene edad"



Este relato es precioso, apenas tiene 200 hojas y es capaz de plasmar de una forma magistral los sentimientos de dos complejas personas que sólo tienen cuatro días para conocerse y enamorarse. 200 hojas de sentimientos que en ningún momento da la sensación de ser demasiado apresurados, un gran trabajo.  




Francesca y Robert son dos personas de edad "madura" que viven sus vidas de forma bastante diferente. Ella es una ama de casa, con dos hijos y que vive en un pequeño pueblo donde todos lo saben todo de todos. Él es fotógrafo del National Geographic al que envían para que haga un reportaje de los puentes que le dan título a la historia. Lo único que tienen en común son los sentimientos que les mueven; la soledad, el deseo de conocer mundo, de moverse, de vivir de una forma diferente...en resumen, de romper con todo y vivir en completa libertad. Robert consiguió algo muy cercano a esa libertad con su trabajo, y Francesca abandonó esa meta cuando se casó y se fue a vivir a la granja de su marido, donde se convirtió en la "esposa de" y en la "madre de". Los caminos de estos dos protagonistas se cruzan cuando el marido y los hijos de Francesca se van durante cuatro días a una feria fuera del pueblo y Robert acaba por casualidad en la puerta de Francesca pidiéndole indicaciones para llegar a los puentes. Ella decide acompañarle y la conversación que tienen durante el viaje da lugar a muchísimas otras en las que ambos se dan cuanta de que pese a lo opuestas que son sus vidas, ellos no lo son tanto. Como es evidente, se terminan enamorando y viviendo una intensa aventura que sólo dura cuatro día (ésto último no es un spoiler, la duración de la aventura se sabe desde el principio y en la propia sinopsis te lo dicen, así que no me odiéis xd)


"Los viejos sueños eran sueños buenos; no se realizaron, pero me alegro de haberlos tenido"

Yo me enamoré de esta historia a través de su película, la cual es buenísima y os recomiendo a todos. No sólo es una buena adaptación, no sólo las pocas escenas que añaden a mayores están incluidas de una forma impresionante, no sólo sus actores son de los mejores (Meryl Streep y Clint Eastwood); es que se trata de una película que cuida cada detalle de forma tan fiel al libro que hasta sorprende. Si el escritor dice que Francesca lleva unas sandalias de flores, en la película podemos ver las sandalias de flores. 

Película aparte, cuando leí el libro me enamoré aún más de la historia, incluso tratándose de una infidelidad sentía que todo lo que estaba leyendo era...correcto, a falta de una expresión mejor.El matrimonio de Francesca, aunque lleno de afecto y cariño por ambas partes, no fue por amor; su marido y ella eran como mejores amigos pero no estaban enamorados. Robert, por otro lado, la entendía y parecía ser capaz de leer lo que ella era por dentro. Fue una relación muy corta, por lo sentimientos duraron en los dos para siempre.


"Si quieres cenarotra vez cuando las mariposas nocturnas estén en vuelo, ven esta noche al terminar. A la hora que desees" 

Hay quien cambiaría el final, yo no lo haría. Entiendo por qué la historia acabó de esa forma, si leéis el libro o veis la película, sabréis los motivos que pusieron fin a esos cuatro días, desde mi punto de vista esa fue la única manera de terminar un libro como éste (Francesca nunca podría perdonarse haber abandonado a sus hijos y eso habría terminado por envenenar el amor que Robert y ella tenían. Mejor cuatro días que siempre recordarían a algo que terminarían odiando)

Lo que más me gustó, fue el estilo con el que James Waller escribió el libro. Su forma de expresarse, las comparaciones, las metáforas, las palabras...todo junto es un estilo de narración precioso y al mismo tiempo sencillo, una muy buena combinación. En la película, lo que más me gustó es una de las escenas del final, la más conocida, en la que Francesca está en el coche con su marido y delante de ellos está la furgoneta de Robert. En ese momento ella agarra la manilla del coche de una forma muy intensa y llega a transmitirte toda su angustia. Esta escena también está en el libro pero he de admitir que la actuación de Meryl Streep en esta escena transmite un sentimiento mucho más fuerte que en el libro. 

Lo que menos me gustó, que la historia fue muy corta, me habría encantado que durase mucho más pero como se suele decir "lo bueno si es breve, dos veces bueno". En el caso de la película, añaden más escenas y más tramas por lo que no te deja con la miel en los labios pero tampoco encuentro ningún defecto en ella, está perfecta como está. 

En resumen, creo que "Los puentes de Madison County" es uno de eso libros que hay que leer en algún momento, no es que encierre una verdad transcendental pero es una historia preciosa cargada de sentimientos y que se disfruta mucho. Os la recomiendo. 

A modo de añadido decir que debido al éxito que tuvo el libro, el escritor publicó una especie de segunda parte donde el protagonista sólo es Robert y se cuenta que fue de él después de irse del pueblo. El libro se llama "Los caminos del recuerdo", yo no me lo he leído y no sé si lo haré en algún momento. "Los puentes de..." dejó el listón muy alto y tengo miedo de que ésta segunda parte no esté a la altura. 

"Sólo tengo una cosa que decir, una sola; nunca volveré a decírsela a nadie, y te pido que la recuerdes: en un universo de ambigüedades, esta certeza viene  una sola vez, y nunca más, no importa cuántas vidas le toque a uno vivir"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...