miércoles, 24 de diciembre de 2014

Trilogía Legend (Marie Lu)

"La República, situada en lo que en tiempos de la costa oeste de los Estados Unidos, está embarcada en una guerra interminable con el país vecino, Las Colonias. June y Day, dos ciudadanos de la República, tienen la misma edad y viven en la misma ciudad. Sin embargo, habitan en mundos opuestos: mientras June es una chica privilegiada, destinada a ocupar un lugar en la élite del país por su condición de niña prodigio, Day vive en la clandestinidad y se dedica a sabotear los manejos de un gobierno que considera corrupto y asesino. No hay ninguna razón para que los caminos de ambos se crucen...hasta el día que Metias, el hermano de June, es asesinado y Day se convierte en el principal sospechoso. June y Day emprenden un mortal juego del gato y el ratón, en el que él lucha por la supervivencia de su familia y ella busca vengar la muerte de su hermano"


Llevo mucho tiempo deseando poder reseñar esta trilogía de la que me declaro completamente fan. Al principio no las tenía todas conmigo, como algunos ya sabéis no soy mucho de novelas futuristas (aunque últimamente estoy cambiando mi opinión sobre este género) por lo que aunque conocía la trilogía "Legend" no sentía suficiente curiosidad como para lanzarme a leerla. Sin embargo, una gran cantidad de blogs que sigo la ponían por las nubes y la consideraban una muy buena lectura, después de tantos comentarios positivos llegó un momento que decidí darle una oportunidad a la trilogía y aquí estoy ahora, reseñándola. Aviso que aunque esta entrada está dedicada a los tres libros, no voy a poner spoilers y si lo hago los pondré con letra blanca y entre paréntesis como hago siempre. 



La historia gira en torno a dos personajes criados bajo dos perspectivas distintas de un mismo gobierno. June y Day. June nació en medio de una familia rica y con un horizonte de posibilidades ante ella y Day en una familia pobre cuya única aspiración es poder poner un plato de comida caliente en la mesa al menos una vez al día. Ninguno de los dos se han visto nunca y sus historias en ningún momento deberían haberse cruzado, pero hay algo que tanto el uno como el otro tienen en común: sus extremos resultados en el examen del gobierno. Alcanzada cierta edad, todos los niños de la República deben someterse a un examen de varias dimensiones: físico, de inteligencia...y en función de sus resultados se le da una educación de mayor o menor categoría que les asegurará un puesto de trabajo acorde a sus resultados. June alcanza la máxima puntuación posible en este examen, convirtiéndose en la niña prodigio de la República ya que nunca nadie había conseguido ese resultado. Por otro lado, Day obtiene la puntuación más baja posible, tan baja que el gobierno prefiere prescindir de los niños que la obtengan ya que considera que no son ciudadanos útiles. Por tanto, ambos se encuentran en extremos opuestos de la escala social en todos los sentidos posibles. Sus formas de ver la República también son diferentes, June ha ido criada por y para el gobierno, considerando que todas sus acciones están justificadas; mientras que Day ha visto la cara cruel del sistema y ahora vive en las calles, haciendo lo imposible por sobrevivir y frustrar todos los planes del gobierno, convirtiéndose en una leyenda entre los ciudadanos. La niña prodigio y el niño leyenda sólo podrían encontrarse para ser enemigos, y el asesinato del hermano de June supuestamente a manos de Day lleva esta enemistad a un nuevo nivel de odio.



Cuando terminé de leer el primer libro de esta trilogía, recuerdo que pensé que estaba  sobrevalorado. A ver, me había gustado y había mantenido muy bien la tensión durante toda la segunda mitad de la historia, pero tampoco me parecía tan impresionante como sus reseñas decían que era. Los personajes principales me habían encantado, los secundarios no tanto por parecerme demasiado comunes y la historia de amor aunque bonita, era demasiado precipitada para mi gusto (es decir, Day se negaba a enamorarse de nadie debido a su forma de vida y de repente ve a June peleándose con una chica, sin haberla visto nunca, y se queda completamente atontado. Apenas un día después, repito: un día después, ya se considera enamorado. Es un poco surrealista de más, por lo menos June admite que aunque siente atracción, es demasiado pronto para calificar ese sentimiento como amor) Vamos, que mi primera impresión de la historia había sido buena pero no no excelente. 









Como ya me había leído  el primer libro y la historia me había gustado, decidí empezar la segunda parte ese mismo día, y fue ahí donde comprendí las impresionantes críticas de "Legend". El segundo libro fue buenísimo, sin duda mi libro favorito de la trilogía. Marie Lu lleva a sus personajes al extremo, potenciando sus personalidades de forma tremendamente realista. Esta escritora consiguió , incluso, hacerme tragar todos mis anteriores comentarios sobre sus personajes secundarios, tuve que admitir que son de todo menos comunes. Me quedé muy impresionada. Lo primero que me llamó la atención, y que es algo que muy pocas veces he visto, han sido las constantes dudas que asaltan a los dos personajes a lo largo de todo este libro. A continuación voy a poner un pequeño spoiler: Normalmente, cuando un protagonista cambia su forma de ver al gobierno, y se pone de parte de su coprotagonista en ningún momento duda de su decisión, sus nuevas ideas son tan fuertes que nadie consigue hacerle dudar de que ahora se encuentra en el lado correcto de la lucha. Si embargo, pese a que June sabe que ha tomado la decisión correcta, sí que hay momentos en los que sus antiguos ideales la asaltan y la hacen dudar, a fin de cuentas fue criada de esa forma y no deja de estar acostumbrada a ciertas cosas que ahora, al lado de Day, no tiene. Me gustó mucho leer todos esos momentos de duda y la fuerza que June demostró en esas situaciones, luchando contra su pasado y esforzándose hasta límites imposibles por dejar su vieja mentalidad atrás. A veces quería abofetear a Day por no darse cuenta de esos esfuerzos. Por otro lado, el chico también pasa por lo suyo. Por mucho que quiera a June y que la aprecie por todo a lo que renunció, Day no puede olvidar que en parte fue culpa de ella todo lo que sucedió en el primer libro y hay cosas que le es muy difícil perdonar, eso sumado a que el resto de los personajes no paran de repetirle que no se fíe de ella consiguen lastimar mucho la relación de los dos. Fin del pequeño spoiler. Esas pequeñas cosas convirtieron, desde mi punto de vista, esta segunda parte en un gran libro. En "Prodigy" se multiplica por mil la tensión de la primera parte y resulta casi imposible despegarse de sus páginas hasta haberlo terminado. Un gran aplauso a una de las escenas finales, donde la tensión entre June y Day llega a su punto máximo y explota en un terrible e intensa discusión, en serio, una escena increíble, una de mis favoritas de todo la trilogía, lo pasé fatal leyéndola (sí, soy rara, me encanta el drama). Eso sí, el final completamente inesperado, era imposible no comenzar la tercera parte inmediatamente después de eso (aunque nunca entenderé la manía de muchos personajes de abandonar a las personas a las que quieren cuando se enteran de que les queda poco tiempo de vida, supuestamente es para que los otros no sufran viéndoles morir pero pudiendo pasar ese tiempo a su lado....). 

Y llegamos al tercer libro. No voy a decir mucho sobre él porque ya tendría que contar demasiados spoilers y prometí que me controlaría (cosa que me está costando). Solo decir que estuvo a la altura de sus predecesores, mostrando una nueva cara de la República y de sus personajes, retratando a un Day y a una June más maduros pero también más cansados y hastiados de luchar. El final...es muy difícil describirlo la verdad, se trata de un final perfectamente comprensible, no había otra forma de acabar una historia como esta. Ambos personajes habían pasado por mucho y algunas cosas simplemente no se podían dejar atrás pero la escritora consiguió encontrar el final adecuado y que incluso me sacó un par de lágrimas. 

Lo que más me gustó, me gustaron muchísimas cosas de esta trilogía pero lo que más me encantó fue el desarrollo de los dos protagonistas a lo largo de los tres libros. Una evolución realista y muy acorde a las circunstancias que viven. 

Lo que menos me gustó, la historia de amor fue demasiado precipitada para mi gusto, esta trama mejoró mucho en los dos últimos libros pero en el primero no fue tan buena como cabría esperar. Por otro lado el primer libro es muy simple teniendo en cuenta lo buena que es la historia, podría haber sido una introducción mejor, pero fue lo bastante bueno como para animarme a continuar leyendo y ver lo bien que la escritora manejó el enorme potencial de la historia. 

En resumen, ¿lo recomiendo? por supuesto que sí.



"-Nunca te he preguntado por tu apodo. ¿Por qué Day?
-Porque cada día tenemos por delante veinticuatro horas más; cada día puede pasar cualquier cosa. Hay que vivir en el momento, porque para morir solo hace falta un instante. Hay que vivir día a día- su mirada se pierde en la puerta entreabierta del vagón. La lluvia oscura cubre el mundo como una manta- y hay que tratar de caminar en la luz"




2 comentarios:

  1. Hola!
    Es mi trilogía favorita y es una pena que sea tan poco conocida porque es increíble ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo, es una pena porque supera a bastantes libros que se han hecho mucho más populares, un saludo!

      Eliminar

¿Y tú, qué opinas?...