sábado, 14 de marzo de 2015

Serie: "Los cien", segunda temporada


"Ya no son cien. Ya no están acosados por los terrícolas. ¿Ya no están en peligro?"






La segunda temporada de "Los cien" ya ha terminado y, como sucedió con la primera, el final ha sido tan impactante que los meses que faltan para el estreno de la siguiente temporada se van a hacer demasiado eternos. Habrá que esperar hasta Octubre para saber que sucederá con los personajes que han conseguido sobrevivir a estos intensos y dramáticos dieciséis últimos capítulos, pero mientras tanto aprovecharé para recomendaros una vez más esta increíble serie que sólo sabe superarse a sí misma con cada nuevo capítulo que emiten. Para quienes no conozcan esta serie o no la hayan visto pero empiecen a sentir curiosidad, os recomiendo que leáis la reseña que escribí sobre la primera temporada, de forma que no os expongáis a demasiados spoilers en esta entrada sobre lo que ha sucedido antes de la segunda parte. Sólo tenéis que pulsar aquí.


La historia se retoma apenas unos días después de donde la dejó la primera temporada. Los "cien", liderados por Clarke y Bellamy, han conseguido ganar la guerra contra los terrícolas pero han tenido que pagar un precio. Muchos han muerto durante la batalla y otros tantos han desaparecido, entre ellos Bellamy y Finn. Pero a los pocos que han conseguido salvarse aún les espera una última sorpresa. Cuando pensaban que ya estaban a salvo su campamento es atacado con bombas de gas que les hacen perder la consciencia y lo último que los jóvenes son capaces de ver son a unas personas con trajes antigás que se dirigen hacia ellos. La última escena de la temporada es la de Clarke despertando en una habitación blanca y descubriendo que se encuentra en el interior del Monte Weather, bunker que, supuestamente, estaba vacío.








En esta segunda temporada los jóvenes descubren que los terrícolas no han sido los únicos supervivientes de la guerra nuclear que casi había destruido el planeta 97 años antes, sino que otra tanda de humanos ha conseguido sobrevivir también, sólo que de una manera muy diferente. Sin la capacidad de los terrícolas para soportar la radiación que aún continua dominando el planeta, los habitantes del Monte Weather habían buscado refugio en el interior del bunker militar y ahí han permanecido durante casi un siglo entero, esperando a que el planeta volviese a ser habitable para ellos. Bajo la protección del presiente Wallace, lo que queda de los cien siente que por fin se encuentran en un lugar seguro. Fuera del alcance de la violencia de los terrícolas, con comida diaria, camas y un techo bajo el que refugiarse. Todo parece perfecto y por una vez todos se permiten relajarse. Desgraciadamente, ese lugar de ensueño resulta ser sólo una ilusión de la que los chicos tendrán que escapar si no quieren convertirse en algo más que unos simples invitados. Al mismo tiempo los supervivientes del Arca reconstruyen su sociedad en la tierra mientras buscan a sus cien hijos misteriosamente desaparecidos y sin saber que la guerra contra los terrícolas aún no ha terminado del todo.







Esta temporada ha sido increíble. Nunca dejará de sorprenderme la capacidad que tiene esta serie para engancharme cada vez más con cada capítulo que pasa y como nunca me ha decepcionado. La segunda temporada tenía un gran reto por delante, que era el de superar el impactante final que tuvo la primera. Era difícil pero para sorpresa de muchos, incluida yo misma, no sólo consiguió estar a la altura sino que la primera temporada no es ni la mitad de buena que ésta. No ha habido ni un solo capítulo de relleno y todos han sido vitales para la trama central, lo cual es algo digno de aplaudir. Por otro lado, las tramas y las evoluciones de los personajes han sido también impresionantes.

Uno de los principales temas que siempre ha explotado esta serie es la delgada línea que separa el bien del mal y de como muchas veces esa línea no existe. En esta temporada esa idea vuelve a ser la protagonista, mostrándose situaciones aún más extremas que en la primera temporada y que llevan a todos los personajes a tomar decisiones que nunca hubiésemos creído que eran capaces de tomar, especialmente la última decisión. Volvemos experimentar esa curiosa situación en la que nos damos cuenta de que aquellos a los que habíamos catalogado en un principio como "malos" o "buenos" no lo son realmente porque en el fondo, son sus decisiones las que debemos catalogar como "comprensibles" o "incomprensibles". Esto es especialmente evidente en el personaje de Murphy, sí, ese chico que al principio todos odiábamos y que ahora no sabemos si amar u odiar (la mayoría nos empezamos a inclinar por la primera opción) pero que desde luego queremos volver a ver en la siguiente temporada. Y también vemos el mismo proceso, pero a la inversa, en otro personaje que no voy a mencionar pero cuyas acciones le llevaron a un terrible pero comprensible final que ha conseguido conmovernos y hacernos llorar a la mayoría. Es muy difícil terminar de ver los capítulos de esta temporada, especialmente los últimos, sin preguntarte que habrías hecho tú de estar viviendo lo ellos viven, y muchas veces te sorprendes al comprender que, por muy duras que te parezcan algunas de esas decisiones, probablemente tú también las habrías tomado. Porque a veces, ni siquiera el espectador es capaz de distinguir el bien del mal. Eso nos hace pensar que estos dos conceptos son muchísimo más complicados de lo que podemos imaginar. 




El resto de los temas de la primera temporada también se mantienen en esta. La llegada de los habitantes del Arca desata una lucha por el poder entre los líderes principales que quieren seguir mandando en ese nuevo lugar y también enfrentamientos con los líderes de los cien quienes se niegan a obedecer a aquellos que ya les abandonaron una vez y que no tienen ni idea de la clase de mundo en la que están empezando a vivir. El poder sigue teniendo mucha importancia y la mayoría de las tramas de los personajes se verán afectadas por esas luchas de una forma u otra. Además, este tema alcanza un punto muy interesante debido a una frágil alianza que se forma en esta temporada y que nos mostrará los distintos tipos de poder y conflictos que pueden surgir dependiendo de las circunstancias y los implicados. 

Lo que más me ha gustado. "Los cien" es mi serie favorita y me resulta muy complicado escoger una sola cosa que me haya gustado más que las demás. Las tramas y su dureza han mantenido mi corazón en un puño durante meses y han conseguido alterarme los nervios de formas que ninguna otra serie había conseguido antes. Sin embargo, como tengo que escoger voy a escoger a los personajes. Esta temporada está llena de personajes realmente increíbles, tanto los antiguos que nos han mostrado una nueva cara que ni ellos conocían (aquí menciono especialmente a Jasper y a Murphy quienes me han sorprendido por la importancia que han adquirido sus papeles en la serie) como los nuevos, que han aportado una gran riqueza a las tramas (destacando por supuesto a la Comandante de los terrícolas que espero de verdad ver en la tercera temporada) y una variedad que le da aún más realismo a la serie. Si hay algo que me gusta de "Los cien" es que todos sus personajes, tanto los principales como los secundarios, son diferentes los unos a los otros y tienen una complejidad que hace muy difícil decidir si hay alguno mejor que otro. Por supuesto, para mí los mejores siempre serán Bellamy y Monty pero admito que todos los demás personajes, incluso aquellos a los que odio, son vitales para la historia y todos aportan algo importante a ella. 

Otra cosa que me gustaría mucho señalar como favorita, es la relación de coliderazgo que existe entre Bellamy y Clarke quienes, incluso estando separados, consiguen cuidar a su gente y luchar por ellos con una fuerza que sólo los auténticos líderes son capaces de mostrar. Es imposible concebir a uno sin el otro en ese liderazgo, y no estoy hablando de algo romántico, sino de una relación que va mucho más allá de los sentimientos normales y que queda en evidencia en el último capítulo de la segunda temporada. 

Lo que menos me ha gustado. Muy fácil. Tener que esperar hasta Octubre por su tercera temporada. Eso sí que es un crimen contra los fans. 

En resumen. No necesito esperar a que acabe el año para saber que "Los cien" es la mejor serie que voy a ver durante el 2015. Sé que hay muchas series buenas y muchas que superan a ésta; pero para mí las cosas que "Los cien" me hace sentir y, sobre todo, las cosas que me hace pensar, la convierten en una de las series más inspiradoras que he tenido la oportunidad de ver. Si alguno se anima a verla, espero encuentre en ella las cosas que tanto he valorado y, sobre todo, espero que la disfrute tanto como yo. 


"-¿Cómo pudo hacer algo así?
-...Porque creció en el Arca, aprendió qué hacer por nosotros. Tomó una decisión, como la de ejecutar a gente por robar medicamentos y comida...como la de succionar el aire de los pulmones de 300 padres para que pudieran salvar a sus hijos.
-....como la de flotar al hombre que amas...para salvar a tu gente.
-Debemos responder por nuestros pecados.
-Después de todo lo que hemos hecho, ¿merecemos siquiera sobrevivir?..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...